viernes, 13 de agosto de 2010

Vendaje Neuromuscular

Tomado:www.revistanatural.com/articulo.asp?id=780

En un tiempo relativamente corto la técnica del Vendaje Neuromuscular, también llamado (Kinesiotaping)  ha conquistado su sitio en la práctica diaria terapéutica de muchos fisioterapeutas. La manera en que este método optimiza el proceso de recuperación del propio cuerpo lo hace muy popular tanto entre pacientes como entre profesionales.

Al aplicar el esparadrapo en sus diferentes técnicas, se influye sobre diversos tejidos de manera distinta. Resumiendo, los efectos se pueden catalogar en:

1 • Analgesia
2 • Mejorar la función muscular por regulación del tono muscular
3 • Ayuda a la función articular, por:
- estimulación de la propiocepción
- corrección de la posición articular
- corrección de la dirección del movimiento
- aumentar la estabilidad
4 • Eliminar bloqueos de la circulación sanguínea y evacuación linfática
5 • Mecanismo neurorreflejo


Pautas generales

Existen algunas pautas generales a aplicar, independientemente de la técnica utilizada.
  • Piel sin vello ,sin grasa y seca .
  • Medir bien la longuitud del esparadrapo antes de cortarlo , poniendo el musculo en tension.
  • Redonder las puntas de la venda.
  • Rasgar el papel de proteccion por la mitad para no tocar las puntas y asegurar un mejor pegado de la misma.
  • Los anclajes son colocados sin estirar , sea cual sea la tecnica que se utilice.
  • Friccionar suavemente la venda una vez colocada pues el calor activara el pegado y este sera mas duradero.
  • Solo pegar una vez la venda.
  • Los primeros 15 minutos suelen ser de una sensacion extraña que luego desaparece para convertirse en agradable .
Algunas de las técnicas más frecuentemente utilizadas:

• Técnica muscular
• Técnica de ligamentos
•Técnica linfática
• Técnica para corrección de la fascia
• Técnica para corrección postural
• Técnica para cicatrices, hematomas y fibrosis
• Técnica Segmental
• Técnica para Meridianos de Acupuntura


Autores: Jorge Arturo Quiros Mora.
   Juan Carlos Villegas.






No hay comentarios:

Publicar un comentario